4.09.2012

Adiós gatos tristes

Se morían de hambre en el jardín del anciano muerto. Eran pardos, viejos, lindos. Dejaron de maullar hace unos días. Hay rumores acerca de unos chicos malabaristas: se dice que una noche se los llevaron.  Tal vez sean las mascotas de un circo ambulante, comiendo al lado del camino, persiguiendo gatas techeras en alguna parada. Devorarán ratones, escucharán música, volverán a ser salvajes.

2 comments:

Konrad said...

rain:

envidio a esos gatos cirqueros. viajarán junto a payasos y acróbatas, y verán paisajes con indómitos colores.

de nuevo, qué envidia.

saludazos.

. said...

¡Gatazos!.


Velvetssss.