4.25.2012

Rojo rojo caperucita

 Vi a Caperucita roja tirada en el jardín de Pablito. Era ella, con su capa y botas rojas porque el color rojo está de moda. ¿Por qué no me dijiste que a Caperucita  le gusta beber?. Olía a ese licor que a mi tía la mandó a la casa del miedo, donde la sacuden y le ponen agujas por sus brazos pecosos y la hacen gritar. 
Me mientes demasiado, mamá. Tu silencio me molesta. Ahora no sé qué hacer, si olvidarme de Caperucita roja, si hacerme la tonta viendo en la cocina, tantas botellas de agua mineral que huelen como esa muchacha caperuza . Tengo cuatro años,  soy más grande que Pablito.  Quería cultivar flores y ser la niña del bosque.Tú sabes, tú sabes.  Mamá, muévete, ¿qué te pasa?, ¿dónde hay príncipes y hadas madrinas?, ¿quién nos va a rescatar, mamá?.

1 comment:

. said...

¿Cuántas veces escribí caperucita roja?. Blah blah, me pasé. La reincidencia. Me merezco el empute.

Listo. Ahora no hay tantas veces "caperucita roja".
Tampoco sé si este post se puso sentimental con asco. No estoy segura.

Salutes a quienes lean esta especie de pie de página, encerrada en el comment.